domingo, 27 de septiembre de 2015

"Smog", boina contaminante

Seguro que en alguna ocasión has ido por una gran ciudad y te has fijado en esa capa grisácea que la cubre como si de niebla se tratase y te habrás preguntado ¿Qué es esta capa gris que envuelve la ciudad?.
Pues es el llamado ¨Smog¨, cuyo término proviene de las palabras en inglés Smoke (humo) y Fog (niebla), también se le conoce como boina contaminante. Como su propio nombre indica se trata de una acumulación de contaminantes producidos por el hombre y que ocasionan daños en la salud. Existen varios tipos de smog dependiendo de los contaminantes emitidos pero vamos a centrarnos en el más común en grandes ciudades como Madrid o Sevilla, que es el conocido como Smog fotoquímico.
Los días en los que brilla el sol y apenas corre aire son muy agradables, pero tienen las mejores condiciones para la formación de esta boina contaminante, que se genera en días de alta insolación, temperaturas y vientos bajos, manteniéndose esta polución hasta que la lluvia o el viento hagan que la niebla se disuelva. Este smog se forma principalmente por la quema de hidrocarburos (HC) que contienen óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles (COV´s), monóxido de carbono (CO) y metano (CH4) entre otros, que proceden del transporte, industria, refinerías... Y se produce una oxidación fotoquímica gracias a la luz solar, lo que conlleva la formación de contaminantes secundarios muy peligrosos como son el Ozono troposférico (muy oxidante y uno de los principales contaminantes secundarios), los PAN (nitrato de peroxiacetileno), los PPN (nitrato de peroxipropionilo) y los NPBz (nitrato de peroxibenzoilo).
Debido a que el principal problema de los hidrocarburos es la formación de ozono (O3) vamos a conocer un poco más sobre él.
El Ozono es un gas de color acre, necesario para la Tierra ya que forma la capa de ozono que está situada en la estratosfera y filtra los rayos solares, pero el que se sitúa en la superficie terrestre (Troposfera) es considerado un contaminante por su carácter altamente oxidativo "Ozono malo".
Dicho gas tiene repercusiones negativas en la salud humana causando daños en las vías respiratorias, inflamación pulmonar, fatiga extrema y falta de coordinación de movimientos. También afecta a la vegetación dificultando el crecimiento de los árboles y plantas como los cultivos de algodón, lechuga y tomates. Como dato, en España el 82% de la población está afectada por el ozono troposférico, lo que equivale a unos 38 millones de personas aproximadamente.

Gran parte de las emisiones de contaminantes, como ya hemos dicho, proceden de los vehículos, concretamente de los diésel, que aun que consuman menos y puedan suponer un ahorro a los usuarios, contaminan hasta cuatro veces más que un vehículo gasolina emitiendo mayor cantidad de Óxidos de nitrógeno y partículas de hollín.

Por ello algunas de las soluciones para evitar y reducir la formación smog fotoquímico pasa por la actuación en el problema base como es en el tráfico rodado y las fuentes de emisión fijas, pero no es una tarea ni mucho menos fácil debido entre otras cosas a nuestro estilo de vida. Ciudades europeas como París han tomado medidas como la circulación alterna de vehículos donde se ha llegado a reducir en un 40% la concentración de tráfico aun que ha sido una medida aplicada muy brevemente.


Existe otro tipo de smog, del cual hablaremos más adelante, conocido como Smog londinense o tradicional, debido a que una de las primeras ciudades donde se observó este fenómeno fue Londres y tuvo consecuencias muy negativas para la población.


Bibliografía y webs consultadas:

-Consejo Superior de Investigaciones Científicas; Calidad del aire urbano, salud y tráfico rodado; Instituto de Ciencias de la Tierra "Jaume Almera". Disponible en http://www.fundaciongasnaturalfenosa.org/
-http://www.ecologistasenaccion.org/
-http://unidades.climantica.org/
-http://www.navarra.es/