martes, 6 de octubre de 2015

¿Productos con sobreembalaje?

Desde hace unos años, la tendencia del mercado ha ido cambiando y está en constante evolución adaptándose a la demanda de los consumidores. No hace excesivos años las grandes superficies no eran muy numerosas y muchas de las compras se realizaban en comercios de barrio, cosa que ahora es menos común. Del mismo modo los productos que se comercializan también han sufrido cambios a la hora de su presencia, higiene y destino, entre otros factores. El estilo de vida en las ciudades se ha vuelto más frenético, con estrés, prisas y poco tiempo para perder en comprar y cocinar, por ello los comestibles que antes se compraban con un formato han sido modificados para adaptarse a estos tiempos de comprar y tirar  de ajetreo.
Por ejemplo antes se utilizaban mucho las compras de productos a granel, ahora apenas se compran legumbres, pastas, frutos secos...de esta manera. Si no que vienen envasados en cantidades estándar quedándose escasas por ejemplo para una familia que demanda más cantidad de producto o siendo excesiva para un soltero/a que vive solo/a y el comestible caducará antes de que se aproveche en su totalidad. Puede que te estés preguntando que si con un paquete de pasta no tienes suficiente pues compra dos ¿Verdad?, pues de esta manera estamos generando un envase de más que se convertirá en un residuo, que habrá que tratar y el cual nos podemos ahorrar si compramos la cantidad adecuada a granel.
Hay un factor prioritario que es la higiene, evidentemente la salud es muy importante y hay que evitar cualquier tipo de riesgo para ella y por eso van surgiendo ingenios para mantener unas garantías de salubridad con la menor cantidad de embalaje posible, como por ejemplo algunas tapaderas plásticas de bebidas en lata como se aprecia en la foto 1. Pero en otros casos el envase que se utiliza es excesivo y prácticamente sirve para hacer visible la marca y el producto, como las pastas dentífricas (Foto 2). Los tubos de pasta llevan un precinto de seguridad que indica si el envase ha sido abierto por lo que la caja de cartón donde viene sirve para imprimir la marca de una manera visible y que su trasporte sea más sencillo pero ¿Es necesario en realidad?. Algunas marcas de dentífricos utilizan envases sin cajas sin problemas. La fruta es uno de los alimentos que presentan envasados innecesarios como por ejemplo envasar plátanos en bandejas (Foto 3), esta fruta en particular tiene una piel gruesa que lo protege antes de comerlo. y en este caso en particular, a parte de venir envasado en una bandeja !Es de un tamaño excesivo para solo un plátano!. Hay muchos más ejemplos que poner como los que seguro que te vienen a la cabeza, simplemente pongo algunos que me han llamado la atención.
Foto 3. Plátano con sobreembalaje
Foto 1. Tapa plástica protectora
Foto 2. Tubo dentífrico y su envase

Hay otros alimentos que vienen envasados individualmente dentro de un envase que los aglutina a todos para mantener todas las propiedades del producto intactas como magdalenas y demás bollería. Uno de los motivos de este envase individual es que una vez abierta la bolsa, en poco tiempo el resto de alimento pierde alguna de sus propiedades como textura, sabor, o dureza. Hace unos años era normal ver estos alimentos envasados en conjunto sin estar individualizados pero poco a poco han ido cambiando adaptándose a las necesidades tendencias actuales.
Foto 4 y 5. Bollería con envases individuales y colectivo

Como conclusión, existen multitud de productos que pueden prescindir de uno o varios de sus embalajes sin perder calidad, como demuestran algunos ejemplos que se han visto. Lo que está en nuestra mano es evitar generar residuos innecesarios y para ello un método es comprar a granel y en caso de no poder, elegir el tamaño adecuado a nuestro consumo, intentando utilizar formatos ahorro y  el envase más grande, por ejemplo es mejor coger una garrafa de 5 litros de agua en vez de 5 botellas de 1 litro, ya que así reducimos la cantidad de residuo generado, o un paquete de azúcar de 1 kilo en vez de un paquete de azucarillos si su fin es utilizarlo en casa. 
Por lo tanto, nuestra manera de consumir es importante para evitar producir residuos, lo que equivale a la primera fase de gestión de residuos que se establece en la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados la prevención de residuos. Recuerda que el mejor residuo es aquel que no se genera.