domingo, 3 de enero de 2016

La Navidad y sus residuos


En Navidad, las cenas, celebraciones, compras y regalos hacen que sean fechas donde el consumo se dispara hasta un 30% con respecto al resto del año y por lo tanto se produce un aumento considerable de la generación de residuos de aproximadamente un 20-30%. Siendo Navidad, Año nuevo y Reyes los días donde se produce un pico en la generación de residuos. Para que nos hagamos una idea, durante el año un tercio de la comida que compramos a la semana va a parar a la basura, llegando hasta un 80% más en fechas navideñas, lo que se traduce en más de 200.000 toneladas de comida que va a parar a los contenedores y posteriormente a vertederos y solo una pequeña parte será tratada antes de su vertido provocando daños al medio ambiente y a la salud y desaprovechando los recursos que la basura ofrece.
En España, la mayor parte de los residuos (aproximadamente un 60%) van a parar a vertedero sin un tratamiento previo, situación muy diferente al de muchos de los países europeos donde las tasas de vertido son mucho más elevadas. En nuestro país, de los residuos domésticos generados, el 40%  son orgánicos y del 60% restante la mayoría son envases, y de estos últimos se incrementa de manera muy significativa en estas fechas debido principalmente a los regalos, sus envoltorios y envases.
En ciudades grandes como Barcelona, se produce un aumento aproximado de un 10% de papel/cartón debido a los regalos navideños y un 14% de vidrio por el consumo de bebidas en las comidas y cenas. Otro ejemplo pero en localidades más pequeñas lo tenemos en la Diputación de Badajoz, donde se sitúa la generación de residuos en 1,4 kg por persona y día y en los que se llega a 2kg por persona y día en las fiestas navideñas, viéndose un incremento similar al producido en las grandes ciudades.

Para mantener una recogida lo más parecida posible al resto del año teniendo en cuenta que en la mayoría de localidades la noche del 24, la mañana del 25, la noche del 31 de diciembre y la mañana del 1 de enero, los ayuntamientos tienen que reforzar los servicios de recogida y limpieza por el incremento considerable de residuos, aun así, no es extraño ver contenedores desbordados en las calles.

¿Cuál es nuestro papel como ciudadanos?

Nosotros los ciudadanos somos parte importante del círculo de la gestión de residuos y actuando de manera responsable podemos ayudar a disminuir la generación de los mismos y adecuar los residuos producidos para su recogida y posterior tratamiento. La aplicación de las “3R” (Reducir, Reutilizar y Reciclar) deberíamos tenerla presente a la hora de actuar para evitar principalmente generar residuos, reutilizar los que podamos y reciclar los que no tengan otro aprovechamiento. Por ejemplo, evitamos generar residuos comprando legumbres a granel y no envasados en sobres de 1kg, un ejemplo de reutilización es utilizar una bolsa para hacer la compra varias veces, o rellenar los tarros de vidrio con comida para conservar o congelar y por último, para reciclar lo que está en nuestra mano es separar los residuos y depositarlos en su contenedor correspondiente.

¿Qué medidas puedo tomar para generar la menor cantidad de residuos?
  •          Planificar las compras que se van a realizar y crearse una lista con lo realmente necesario
  •          Evitar el consumo de productos innecesarios
  •          Evitar comprar productos de “usar y tirar”
  •          Comprar siempre que sea posible productos a granel (tienen menos envases)
  •          Evitar comprar productos con sobre embalaje
  •          Reutilizar los materiales que se puedan, como los adornos de navidad de un año para otro o en menor medida el papel de regalo
  •          Comprar de forma razonable y ser precavido con las ofertas
  •          Servir raciones pequeñas de comida
  •          Congelar la comida sobrante
  •      Si se tiene huerto o jardín se puede hacer compostaje doméstico, en el que obtenemos abono mediante la descomposición de la materia orgánica
  •         Donar juguetes que ya no utilicemos

Otro gesto importante que deberíamos llevar a cabo dada su importancia es depositar correctamente los residuos en su contenedor correspondiente, ya que si no se dificulta el proceso de reciclaje. Para ello debemos depositar:
  •  Contenedor amarillo: Envases metálicos (latas de conserva, bebidas, desodorantes, lacas, tapas, etc), envases de plástico (botellas de bebida, aceite, bandejas de carne y pescado, bolsas, etc) y envases Brik (de leche, zumo, vino, tomate, etc)
  • Contenedor azul: periódicos, revistas, papel de regalo, cajas de cartón, etc
  • Conteneodor verde: envases de vidrio, botellas, botellines, frascos y tarros
  • Contenedor de la fracción resto (generalmente gris): restos orgánicos, pañales, colillas y ceniza, plásticos no envases, porcelana, cristal, en general todos los residuos que no se puedan depositar en los contenedores de recogida selectiva y que no sean peligrosos



Estas son algunas de las medidas que se pueden llevar a cabo, evidentemente hay muchas más, pero lo más importante es evitar producir residuos, recuerda que “el mejor residuo es el que no se genera”.

Bibliografía:
Ecoembes.com
Residuosprofesional.com
Imf-informacion.com