miércoles, 17 de febrero de 2016

"3R" Reduce, Reutiliza, Recicla

La regla que marca unos hábitos de consumo responsables




¿Has escuchado en alguna ocasión el concepto de las "3R"? Se trata de un conjunto de hábitos para consumir de una manera responsable y sostenible con el medio ambiente, concretamente son tres, Reducir; Reutilizar y Reciclar. El orden en el que se han de aplicar es importante puesto que si partimos de la base de que << El mejor residuo es el que no se genera>> la Reducción es el primer aspecto a tratar seguido por Reutilización y por último (y no por ello menos importante) Reciclaje.
Comencemos por explicar de manera sencilla en que consisten los tres componentes de esta "regla".

Reducir: Este es el punto más importante, se trata de aplicar medidas encaminadas a evitar que cualquier sustancia u objeto determinado se convierta en residuo, por ejemplo, alargando la vida útil de los productos y mediante el ecodiseño. Un caso práctico de prevención es utilizar un teléfono móvil hasta el final de su vida útil, sin cambiarlo antes de que deje de funcionar; comprar productos a granel para generar menos envases, etc. La reducción de residuos es de los puntos más importantes dentro de las políticas Europeas y de los más complicados de poner en funcionamiento por que requiere un plazo largo para ver sus resultados al tener que ver con la educación y concienciación de la población.

Reutilizar: Consiste en acciones encaminadas a volver a utilizar un producto (antes de que se convierta en un residuo) con la finalidad que tenía desde un principio u otra diferente, por ejemplo, reutilizar latas para hacer ceniceros, portalapiceros, rellenar botellas de vidrio de algún líquido, etc. Podéis consultar entradas anteriores sobre Ideas para reutilizar botellas y latas e ideas para reutilizar envases de vidrio. La reutilización es muy amplia y se pueden hacer verdaderas "obras de arte" y artículos útiles e ingeniosos con materiales de productos que nosotros mismos generamos.

Reciclar: En este punto nuestra acción como ciudadanos consiste en la separación correcta de los residuos en sus correspondientes contenedores, que por el contrario que parezca, es una tarea primordial puesto que una correcta separación en origen facilita o imposibilita el reciclaje de los diferentes materiales.  El reciclaje consiste en transformar los materiales procedentes de los residuos en nuevos productos o materiales, que pueden ser los mismos de los que proceden o diferentes, con otras palabras, podemos reciclar una botella de plástico y hacer una nueva botella o por el contrario utilizar el material plástico para hacer fibra textil y con ello hacer un forro polar por ejemplo. Lo mismo sucede con el resto de materiales, con una lata de acero se puede fabricar una nueva lata u otros productos que estén hechos de acero, como chasis, sillas, etc. No todos los materiales son reciclables o fácilmente reciclables y es por ello que es necesario un análisis de viabilidad técnica, económica y ambiental, para ver si es técnicamente posible reciclarlo, si al hacerlo evitamos daños al medio ambiente o por el contrario vamos a generar más y por último que sea viable económicamente.


Con el auge de la llamada "economía circular" que pretende poner fin al modelo de consumo de "comprar y tirar" aparece otra "R" que puede sumarse a las 3 existentes, la Reparación, que hace referencia a reparar los productos que se estropean y evitar tirarlos antes de que realmente no sea factible seguir utilizándolos.




En resumen, la regla de las 3R nos da una serie de hábitos que debemos seguir si queremos contribuir a una mejora de nuestro entorno, de nuestro bolsillo (€) y de nuestra salud, para ello todos los ciudadanos tenemos una parte de responsabilidad y podemos aportar nuestro granito de arena, ¿Te sumas?.