lunes, 24 de octubre de 2016

Reciclar NO es suficiente

¿Es el reciclaje la mejor opción?¿Y es suficiente?

La respuesta a la primera pregunta depende del contexto y la segunda es más fácil de contestar.

Vivimos en un mundo donde la generación de residuos es extremandamente grande, aproximadamente se generan unas 10.000 millones de toneladas de residuos por año, de los cuales gran parte no se aprovechan como recurso y se pierden para siempre, con algo de suerte en vertederos, o probablemente en el medio natural.

Por lo tanto, tenemos que empezar por preguntarnos:

¿Qué es el reciclaje?


El reciclaje son una serie de procesos mecánicos y/o fisico-químicos a los que se someten a diferentes materiales generalmente provenientes de residuos para otorgarles una segunda vida consiguiendo una serie de beneficios medio ambientales, económicos y sociales.

Ejemplo: Reciclando 80 latas de refresco se puede fabricar una llanta de bicicleta o reciclando 22 botellas de plástico se puede fabricar una camiseta.


¿Es el reciclaje la mejor opción?


Depende, puede resultarte extraño pensar que reciclar no es lo mejor para tratar los residuos cuando continuamente nos muestran anuncios, campañas de concienciación, etc sobre la importancia del reciclaje y los beneficios que conlleva. Y si, es cierto lo que se dice en ellos, pero hay algo más importante en lo que no parece que se estén enfocando los esfuerzos necesarios y es el principal punto a tener en cuenta, la prevención.

Quien habitualmente visite el blog le resultará familiar el dicho de "El mejor residuo es el que no se genera" y es ahí donde es verdaderamente importante hacer hincapié, por que si evitamos generar un residuo, nos ahorramos los costes económicos y ambientales de tener que tratarlos (llámese reciclaje, valorización energética o cualquier otro tratamiento)

Para eso, la Directiva europea y la Ley española establecen una jerarquía de tratamiento de residuos "lógica" para mitigar en la medida de lo posible los impactos adversos sobre el medio ambiente y la salud humana.

Pirámide jerárquica de tratamiento de residuos
Para no hacer el artículo demasiado extenso, hablaremos de los cuatro primeros tratamientos, que son los más favorables y su orden de aplicación debería ser desde la cúspide de la pirámide hacia abajo.
.
Como se puede ver hay tres procesos antes que el reciclaje, que son:


  • Prevención: Son las acciones encaminadas a alargar la vida útil de los productos y así que tarden más en convertirse en residuo, por ejemplo: Aumentar las horas que ilumina una bombilla, aumentar el tiempo de funcionamiento de los aparatos eléctricos y electrónicos. También se engloba dentro de la prevención el ecodiseño, la utilización de productos con materiales más duraderos, menos contaminantes y más sostenibles. De todos los procesos de la pirámide este es el más importante y sobre el que más se deberían aplicar los esfuerzos, pero a la vez es el más costoso por que implica un cambio de mentalidad de la población, de la forma de consumir, un cambio en las empresas para fabricar productos más sostenibles, etc. Y los resultados se aprecian a medio-largo plazo.
  • Minimización: Una vez que ya se ha aplicado la prevención, ahora es el turno de minimizar en los residuos que se generan. Por ejemplo, comprando un brik de zumo de 2 litros en lugar de dos de 1 litro, es la misma cantidad de líquido pero menor cantidad de envase; comprar, cuando sea posible, productos a granel en lugar de envasados, etc. Dentro de los residuos que vamos a generar, se trata de producir los menos posibles.
  • Reutilización: Cuando hayamos generado el residuo tenemos que pasar a verlo como un recurso, por que aún nos puede servir volviéndolo a utilizar con el mismo fin para el que se fabricó o para otros. Por ejemplo: una bolsa de plástico de la compra podemos volver a utilizarla como tal tantas veces como aguante o podemos utilizarla como bolsa de basura; Un tarro de vidrio podemos rellenarlo nuevamente con algún alimento o podemos utilizarlo para guardar otras cosas, y así con una lista interminable de residuos. Aquí hay más ejemplos de reutilización de envases de vidrio y envases de plástico y metálicos
  • Reciclaje: como se ha descrito anteriormente son procesos encaminados a darle una segunda oportunidad al material de los residuos, aprovechando sus múltiples beneficios. Al contrario que con la prevención, el reciclaje permite ver los frutos del esfuerzo a corto plazo, viendo porcentajes de reciclado con la periodicidad que se quiera y es más fácil de cuantificar, por eso es mucho más llamativo a la hora de publicitarlo. Llama más la atención decir que se reciclan X porcentaje de residuos a decir que se ha evitado generar Y cantidad de los mismos.

¿Y es suficiente?

Rotundamente no, reciclar es solo un proceso de tratamiento de entre todos los que hemos visto anteriormente que debe complementarse con políticas de prevención, minimización y reutilización para teneder a generar la menor cantidad posible de residuos, reciclando los que se hayan generado. Si simplemente centramos los esfuerzos en reciclar y no en los anteriores escalones de la pirámide no conseguiremos reducir de manera significativa la contaminación, el agotamiento de materias primas, deterioro del medio ambiente y como consecuencia la afección a nuestra salud. 


Por lo tanto, la mejor opción para tratar los residuos es prevenir su generación lo máximo que sea posible y los que no se hayam podido evitar generar, reciclarlos sí es la mejor solución. 
Todos nosotros podemos aportar nuestro granito de arena en ser más sostenibles y contribuir a mejorar nuestro entorno y la salud. Y recuerda que "El mejor residuo es el que no se genera"